Encuadrada dentro de la Psicología Humanista, la Terapia Gestalt se caracteriza por centrarse en desarrollar las capacidades y aptitudes de cada persona. Además, ayuda a descubrir y potenciar los recursos saludables para el propio auto-desarrollo. Como trabajo personal, fomenta el auto-conocimiento, la mejora de la relación y la comunicación con uno mismo y con el entorno.

 

1. No hay modelos a seguir ni recetas maravillosas que aprender para crecer

La Terapia Gestalt trabaja sobre los recursos de la persona y fomenta que sea ella quien tome sus propias decisiones para mejorar su vida y su relación con el entorno. Por tanto, no existen recetas de antemano ni formas correctas o incorrectas de hacer las cosas. Cada persona deberá descubrir cuáles son sus motivaciones y sus recursos para llevar su vida y sus relaciones de forma sana y satisfactoria.

2. Descubrir lo que hacemos de verdad frente a lo que decimos hacer

La Terapia Gestalt nos acompaña a descubrir lo que hacemos para que nuestra vida y nuestras relaciones sean tal y como son. Eso significa darse cuenta de nuestros juegos manipulativos, de nuestras justificaciones o de cómo evitamos hacernos responsables cuando decidimos no actuar o hacerlo de una determinada manera. Nuestra capacidad para ser conscientes de lo que de verdad nos pasa y de lo que de verdad hacemos con eso que nos pasa, nos permite modificar nuestras decisiones y hacer otra cosa (si queremos). Eso genera cambios en nuestra vida y en nuestras relaciones con el entorno.

3. La responsabilidad, un valor esencial en el crecimiento

La responsabilidad es un aspecto clave en la Terapia Gestalt. Por ello, una de las pautas de la comunicación que se deben cumplir es hablar en primera persona. Eso implica tomar la responsabilidad de lo que cada uno hace, sin derivarla hacia otros o hacia nadie en concreto. También permite hacernos conscientes del poder del que nos deshacemos a menudo incluso a través de algo tan sencillo como hablar en segunda persona. Por ejemplo,  es distinto decir “es como cuando estás en el trabajo y te enfadas porque…”, de “es como cuando estoy en el trabajo y me enfado porque…”. En la segunda manera de expresarlo la persona retoma su responsabilidad sobre lo que le pasa y lo que hace con ello.

4. Los juicios sobre lo que está bien y lo que está mal no entran en juego

Los juicios sobre las cosas suelen ser expresiones de nuestras creencias y muy a menudo, nos han ayudado a vivir, pero pueden convertirse en limitantes. Por eso, en la Terapia Gestalt se insiste en reducir los juicios y las clasificaciones sobre lo que está “bien” o está “mal”. De la misma forma, juicios que incluyen afirmaciones con “nunca, siempre, nada y todos” suelen esconder visiones reduccionistas y simplificadoras de la realidad, por lo que su utilidad para orientarse ante un mundo complejo es dudosa.

5. La autenticidad y su peso en el bienestar propio y en las relaciones

Vivir de forma auténtica significa ser coherente con lo que sentimos y pensamos, ser espontáneos, actuar conforme a lo que nos ocurre en el corazón y en la mente, y ocuparnos menos de los juicios externos. Empoderarse así, siendo capaz de vivir de acuerdo a nuestras necesidades y voluntades, ayuda a sentirse mejor con uno mismo y a vivir con mayor plenitud.

6. El aquí y el ahora, o la maravilla de vivir en lo real

La Terapia Gestalt se basa en el momento presente, en observar lo que aparece a nivel mental, emocional o corporal en el ahora. Eso permite abrirse a la experiencia sobre lo real, lo que ocurre, y actuar de la misma manera, solo sobre lo que emerge y está pasando en cada momento. El pasado ya no existe y el futuro aún no ha llegado, de modo que lo único real es el aquí y el ahora.

7. El darse cuenta

Este es quizás uno de los conceptos más complejos de explicar de la Terapia Gestalt y a la vez, uno de los más importantes. Darse cuenta es estar alerta a todo lo que  uno es, siente y piensa, sin escindirse o excluir ninguno de sus aspectos o características. El psicólogo Erving Polster lo definía, por ejemplo, como un proceso continuo que mantiene a la persona en contacto consigo misma. Y es ese ser consciente o darse cuenta de uno mismo, lo que permite aprender, expresarse, crecer y auto-conocerse mejor.

¿Te ha parecido interesante?

Llama al 696 172 047 o escríbenos a info@adanimam.com para concertar tu sesión gratuita.