Estudios realizados por el Instituto de Investigación de Stanford y la Fundación Carnegie Mellon entre 500 Directores Generales establecieron que el 75% del éxito en el trabajo a largo plazo será el resultado de poseer las llamadas softskills o habilidades sociales.

Habilidades sociales y emocionales que marcan la diferencia

¿Cuáles son esas habilidades sociales que valoran los directivos a la hora de elegir a las personas con las que rodearse? Se trata de competencias emocionales que nos permiten estar receptivos y adaptarnos a los cambios. Es decir, son aquellas capacidades emocionales que nos permiten evolucionar. Entre ellas, podríamos nombrar la capacidad de comunicarnos, la de liderar, la de escuchar y de negociar, la de motivarnos… Todo ello nos permite integrarnos en el ambiente laboral de una forma sana.

Todos estos aspectos ofrecen un valor añadido a las empresas, porque estas habilidades personales impactan y transforman el entorno, porque permiten afrontar las situaciones complejas con inteligencia emocional. Disponer de estas habilidades sociales significa ser más capaces de gestionar nuestra relación con nosotros mismos, conocernos y encargarnos de nuestros recursos y limitaciones de una manera más eficaz. También ayuda a ser capaces de entender mejor a las personas de nuestro alrededor y que nuestra interrelación con los demás se vuelva más sana, satisfactoria y auténtica.

Entrenarse para conseguir una mente clara

El entrenamiento para mejorar nuestra atención a la propia escucha y a la del entorno nos facilita la oportunidad de tomar mejores decisiones. Esto es así porque nuestra habilidad para decidir ante los imprevistos y las circunstancias cambiantes será mayor. Ahora, dispondremos de una buena capacidad de adaptación y de una mente clara.

¿Significa esto que no es necesario trabajar en mejorar nuestras habilidades técnicas? En absoluto, las habilidades técnicas que nos hacen poder ser profesionales bien considerados en cualquier ámbito se dan por supuestas. Es necesario mantenerlas actualizadas, especialmente en un entorno cambiante como el actual, pero ante iguales condiciones, las habilidades sociales serán las que marcarán la diferencia a la hora de ser elegido.

Herramientas como el Mindfulness ayudan a las personas a ser capaces de mejorar su atención y de disponer de una mente clara. Esto facilita la capacidad de escucha hacia dentro y hacia fuera y mejorar las habilidades sociales, además de garantizar una mente atenta a la hora de tomar decisiones.

¿Te ha parecido interesante?

Escríbenos a info@adanimam.com y te enviaremos el portfolio detallado de nuestros programas y servicios para organizaciones.